Optimización de contenidos: Cómo devolver tus viejas publicaciones a la vida

Como gestor de un blog o sitio web, probablemente tengas un archivo de contenido fantástico, interesante para las marcas y ajustado a las temáticas, que te habrá servido para cumplir con tu misión.

Pero, ¿para qué te sirve últimamente? Puede que sea hora de que esos artículos, que en su día dieron en el clavo, se den un lavado de cara. La optimización del contenido o su republicación pueden traer aire fresco a tu sitio web y ampliar tu alcance y tu audiencia. A continuación, analizamos por qué debes explorar y maximizar el potencial de tus artículos antiguos y cómo puedes optimizar y republicar tu contenido con éxito.

AQUÍ ENCONTRARÁS…

  • Por qué deberías optimizar y republicar contenidos antiguos
  • Qué contenidos se pueden optimizar
  • La mejor forma de optimizar artículos y contenidos antiguos

¿Por qué debería optimizar y republicar mis contenidos antiguos?

Muchos contenidos requieren una actualización periódica, ya sea porque hay nuevos avances en el tema que tratan o porque hay novedades técnicas y en consecuencia nuevos puntos de vista. Pero además de actualizar el contenido en sí, es importante que los afiliados anuncien las últimas versiones de los productos o aquellos productos que vienen a sustituir a otros, y que integren en sus sitios web los enlaces de afiliado actuales.

A menudo, los artículos antiguos de tu sitio que no son fáciles de encontrar acaban siendo descuidados. Y eso puede tener un impacto negativo en el acceso a tu página y, con el tiempo, en la conversión, por tener contenidos desfasados y productos que ya no están disponibles. Los usuarios de buscadores también prefieren contenidos actuales y pocas veces hacen clic en aquellos resultados de búsqueda en los que la fecha es de años atrás. Lo ideal, por tanto, es un artículo creado o actualizado en los últimos dos años. Además, cuando escribes nuevos contenidos no dejas de aprender, y los artículos más antiguos suelen estar escritos en un estilo muy diferente de los nuevos.

Desde el punto de vista del SEO, optimizar artículos antiguos también tiene sus ventajas: el contenido optimizado y editado conlleva una mayor conexión con el tema que interesa al usuario del buscador y también le muestra al robot del buscador que el contenido de tu artículo está actualizado. Así que puedes aspirar a un buen posicionamiento en los resultados de búsqueda.

Si en vez de optimizar un artículo que ya existe decides publicar uno nuevo sobre el mismo tema, corres el riesgo de duplicar tu contenido, lo que puede tener un efecto negativo sobre tu posicionamiento en los resultados de búsqueda.

¿Qué contenido puede optimizarse?

En principio, actualizar y republicar es útil para llegar a nuevos lectores y aumentar el número de impresiones (veces que se visualiza) de tu página. Además, optimizar un artículo lleva menos tiempo que escribir uno nuevo, aunque puede no ser tan rápido si el artículo que actualizas es muy largo aunque el tiempo necesario se aumenta rápidamente, si tu fondo de artículos es muy grande. Posiblemente esa inversión de tiempo no merezca la pena en todos los casos. ¿Cuándo merece la pena? Ten en cuenta los siguientes factores al rebuscar en tu contenido:

1) Potencial de posicionamiento

Valora optimizar el contenido que se queda justo después de los 10 primeros resultados en las búsquedas. Echa un vistazo a todos aquellos que aparezcan entre los puestos décimo y vigésimo con la ayuda de una herramienta de SEO y las cuestiones básicas de SEO.

2) Relevancia del tema

Algunos temas son atemporales y atraen interés durante años. Los asuntos virales o ligados a la actualidad, en cambio, tienden a caer en el olvido. Si un artículo deja de ser interesante o no recibe tráfico alguno en forma de accesos a la página, no merece la pena revisarlo. Es mejor que dediques tu tiempo a optimizar los contenidos atemporales.

3) Potencial económico

Como gestor de un sitio web de afiliados, deberías centrarte también en el potencial económico de tu contenido, prestando especial atención a los productos que promociones. ¿Están tus enlaces de afiliado al día y los productos que anuncias siguen disponibles? ¿Hay alguna innovación en esa categoría que deberías incluir en tu contenido? Actualiza u optimiza los artículos con más posibilidades de monetización.

4) Contenido más popular

Mira las estadísticas de tu sitio web y selecciona los artículos más populares (aquellos con más visitas de página). ¿Puedes optimizarlos, añadir cosas y luego republicar alguno de ellos?

5) Contenido antiguo potente e interesante (pero no muy visitado)

En contraste con los artículos más leídos, también suele haber artículos buenos, pero con menos éxito. Optimiza y republica ese tipo de contenido y piensa una forma mejor de enlazarlos internamente. También deberías compartir estos artículos en las redes sociales después de republicarlos para incrementar aún más su alcance.

Las mejores ideas para optimizar artículos y contenidos más antiguos

Haz un análisis de tu contenido y copia las URL de los artículos directamente en una lista. Esto te permitirá tener controlados aquellos que vas a editar más tarde. También es buena idea apuntar algunas notas sobre cada artículo señalando qué necesita optimización y cómo lo harás. Después lee detenidamente cada artículo que vayas a optimizar y hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo me afecta el contenido del artículo y cómo lo puedo mejorar?
  • ¿Qué datos del mismo han cambiado, qué novedades puedo añadir o qué temas pueden incluirse?
  • ¿Cómo han abordado este tema mis competidores?

Así es cómo puedes sacar el máximo partido a tu estrategia de optimización:

1) Añade contenido al ya existente o actualízalo

Revisa si tus enlaces externos siguen funcionando y si tus enlaces de afiliado llevan a un producto existente: cualquier novedad sobre el producto debería incluirse en tu contenido.

Puedes acortar las partes del artículo que se hayan quedado muy viejas y borrar aquellos productos que ya no se vendan. Aunque esto último debes hacerlo con cuidado. Revisa siempre la ortografía, la gramática y el estilo de escritura. Es posible que te des cuenta de que has mejorado bastante respecto al momento en el que escribiste ese artículo: ahora es el momento de mejorarlo.

2) Enlaces internos y externos

Puedes expandir o comprobar tus enlaces internos y externos si fuera necesario. Dado que ahora tienes disponibles otros artículos que escribiste después de aquel que estás actualizando, puedes aprovecharlo para enlazar entre sí aquellos temáticamente conectados. Así ofreces a tus lectores una experiencia más completa y probablemente pasen más tiempo en tu sitio. Tampoco deberías subestimar la estructura de los backlinks, dado que estos son un factor importante para el posicionamiento en Google.

3) Optimiza el metatítulo y la metadescripción

Deberías establecer un meta título y una meta descripción adecuados para cada página y para cada artículo. Los títulos óptimos para un artículo no deberían sobrepasar los 70 caracteres (sin espacios), porque los buscadores acortan automáticamente aquellos que sobrepasan esa longitud. También deberías revisar la meta descripción de esos artículos antiguos para asegurarte de que no superen los 160 caracteres (con espacios).

Si no lo has hecho todavía, puedes usar alguno de los plugins de WordPress para generar individualmente la meta información de cada subpágina. Echa un vistazo, por ejemplo, a WP Meta SEO o Yoast SEO. Estos plugins también te mostrarán cómo se verán tus elementos o páginas en los resultados de búsqueda de Google.

4) Revisa la legibilidad y la estructura de tu contenido

Revisa la estructura de la página y optimízala si fuera necesario, especialmente si vas a añadir nuevo contenido a un artículo ya existente. Los ladillos (o subtítulos), los párrafos cortos y las listas ayudan a los usuarios a leer el texto y a hacerse una idea de su contenido.

5) Añade nuevos elementos multimedia a tu contenido preexistente

¿Las fotos de tu artículo están actualizadas? ¿Podrías incluir un vídeo? Con ello incrementarás la posibilidad de que haya nuevos accesos al contenido. Además, desde el punto de vista de SEO, actualizar los elementos multimedia es algo positivo.

En resumen…

Optimizando y republicando contenido más antiguo puedes resucitar publicaciones viejas y a veces olvidadas y darles una nueva vida. Los temas más atemporales —aquellos que todavía hoy siguen generando interés en los buscadores— son los que más te interesa optimizar. Los sitios web —especialmente aquellos más grandes y viejos— tienen grandes archivos de artículos y pueden recurrir a uno u otro.

Optimizarlos hará que el número de clics en tu sitio web avance en la buena dirección. El tiempo es tu recurso más valioso, así que asegúrate de usarlo con cabeza a la hora de ponerte a optimizar y republicar tus contenidos de calidad más antiguos, sobre todo aquellos que cayeron demasiado pronto en el olvido.

« »