Por qué el tono de tu blog importa

Por qué el tono de tu blog importa

¡Eh, ese tono! Seguro que alguna vez te lo han dicho. Y es verdad que el tono que usas al hablar con tu esposa o pareja no siempre es el mismo con el que te diriges a tu suegra. O a tu médico. O a tu sobrino adolescente, a tu vecino tímido, al contable cabezota o a un jefe indescifrable.

El lenguaje tiene giros y matices, como las relaciones personales. En todo ello subyace algo tan poderoso como real: la forma en que nos comunicamos es asombrosamente compleja y brillante. Así que hay que encontrar el punto, el tono adecuado… pero también un tono y un punto con los que seas sincero contigo mismo.
Lo mismo ocurre con la voz y el tono que des a tu blog y a tu marca. ¿Cómo te diriges al mundo entero para exponer tu amor, tu pasión, tu devoción por la moda? Obviamente, te interesa que todos tus lectores sientan una conexión única contigo, te consideren una fuente fiable, y que te conviertas en el anfitrión de sus frecuentes y elegantes fiestas en el mundo digital. Haz que tu audiencia se sienta cómoda con todo esto encontrando la forma de ser fiel a tu yo más real y honesto.

El porqué, el quién y el qué quieres

El tono surge de una decisión consciente sobre el lenguaje que utilizamos, tomada en función de nuestros propósitos, nuestra audiencia, o el resultado que queramos obtener al escribir la historia. Los blogueros de moda deberían responder a las siguientes preguntas antes de empezar a escribir cualquier post, publicar cualquier imagen o llevar adelante cualquier contenido que su audiencia vaya a ver y leer:

  • ¿Por qué estoy escribiendo esto?
  • ¿Para quién lo estoy escribiendo?
  • ¿Qué quiero que los lectores aprendan, entiendan o piensen sobre ello?

Así es. Si quieres ser coherente, con cada post, imagen, tuit, Facebook Live o historia de Instagram deberías hacerte estás preguntas. Si realmente quieres ser tú mismo, sabrás que el contenido y tu audiencia son como un matrimonio. Que funcione dependerá de la coherencia de los mensajes, así que bombardéate a ti mismo con estas preguntas básicas hasta que queden instaladas en tu apartado de buenos hábitos.

¿Cómo sabrás si es así? Vuelve para atrás y relee tus últimas cinco o 10 publicaciones (un par de posts, varias publicaciones en redes sociales). ¿Da la sensación de que fue la misma personas la que escribió las recomendaciones para la misma gente? ¿Recibió la audiencia algo tangible en cada una de esas publicaciones? ¿Sí? Entonces ya lo tienes.

También es importante que no confundas tu voz con tu narrativa personal, según la veterana bloguera de moda Diana Baros (también conocida como The Budget Babe). “Tu audiencia quiere llegar a conocerte como persona, así que cuanto más personal sea todo, mejor”, sostiene Baros. “Pero también quieren obtener algo de valor, así que recurre a las anécdotas personales si tienen relación con consejos concretos d emoda o estilo. Será moda, pero con un punto de vista”.

¿Más audiencia? ¿Embajador de marcas? ¡Sí, por favor!

Si lo que quieres es que tu blog dure, tenga impacto, sea atractivo para las marcas y potencial para ser compartido (¿y quién no quiere todo eso?), también deberías plantearte estas cuestiones iniciales:

  • ¿Qué cosas compartirá o guardará mi audiencia? ¿A por qué seguirán viniendo?
    ¿Cómo puedo escribir para animarles a ello?
  • ¿Qué puede dar respuesta a las principales preguntas que mi audiencia se plantea ahora mismo?
  • ¿Qué puedo escribir que sea memorable? ¿Qué hará que los lectores lo entiendan, asimilen y recuerden?
  • ¿Me siento bien por haber compartido esa información? ¿He marcado algún tipo de diferencia en la vida de mis lectores?

Si bien algunos de estos puntos pueden parecer excesivos o absurdos, te darán una coherencia natural, además de una voz experimentada en la que se puede confiar. Tener una voz fuere y bien definida es el puente que te conecta con tu audiencia, y también con las grandes marcas. Baros insiste en que las empresas quieren trabajar con blogueros que junten un mensaje positivo, inspirador y motivador. “Está bien hablar de cosas serias y, de hecho, es lo que te proporcionará lectores. Pero ten cuenta que los lectores y las marcas siempre prefieren un tono general positivo”.

« »