Capítulo 08: Encontrar imágenes y vídeos para tu blog

Capítulo 08: Encontrar imágenes y vídeos para tu blog

Enda McLarnon ofrece consejos sobre fuentes de ilustraciones y otros medios audiovisuales

AQUÍ ENCONTRARÁS

  • Fuentes de imágenes
  • Qué usar y qué evitar
  • Consejos sobre el uso de vídeos

Añadir imágenes a tu sitio puede ayudar a ‘romper’ un poco con tanto texto y hacer tus artículos más atractivos a la vista. Del mismo modo, al añadir vídeos pondrás tres tipos de contenido a trabajar juntos: textos, imágenes y vídeos.

Utilizar tus propias imágenes y vídeosUtilizar tus propias imágenes y vídeos

Utilizar tus propias imágenes y vídeosLa forma más fácil es usar tus propias obras. Antes, hacer fotos requería conocimiento y equipamiento, pero hoy día hacer fotos es mucho más fácil con los teléfonos móviles y las cámaras digitales.

En la mayoría de los casos es un proceso bastante rápido sacar fotos sobre un tema del que vayas a escribir y descargarlas a un ordenador o subirlas desde un teléfono.

Si eres el propietario de  las imágenes que publicas, el riesgo de infringir las leyes de propiedad intelectual es mínimo. Si eres el dueño de las imágenes puedes hacer con ellas prácticamente lo que quieras.

En el caso que analizamos aquí, yo he usado mi teléfono para sacar fotos de granos de café, café molido, café instantáneo y las dos cafeteras y los dos molinillos que tengo en casa, consiguiendo así bastantes imágenes de calidad. Del mismo modo, los teléfonos sirven para sacar vídeo, por lo que grabar uno para hablar sobre productos relacionados con el café es bastante fácil.

Pero incluso con tus propias imágenes, debes tener cuidado. Por ejemplo, si yo sacara una foto de una cafetería y en la imagen apareciera una persona que pudiera ser identificada, hay ciertas restricciones sobre su uso. Es un tema complejo y, en caso de duda, debes buscar asesoramiento legal.

Utilizar imágenes ‘gratuitas’ de Internet

Por favor, ten en cuenta que no puedes simplemente buscar una imagen en Internet y usarla. De hecho, podrías meterte en un buen lío si lo haces. Los dueños de algunos sitios web se han visto inmersos en procedimientos legales por usar las fotos de otros sin permiso. El copyright es una protección legal asignada automáticamente a los creadores de contenido en el momento de la creación.

Así que en el momento en el que sacas una foto, te conviertes en el titular de su copyright. Es así para cualquiera que capture o grabe una imagen, salvo que lo haga en nombre o por encargo de un tercero. No es necesario rellenar ningún formulario ni incluir ningún aviso legal para ser el titular de la imagen, y también puedes decidir modificar o vender la imagen.

Así es como hacen dinero los fotógrafos profesionales: vendiendo los derechos sobre sus obras. Esto también significa que nadie más está autorizado a utilizar tus obras sin tu permiso.

Y a pesar de todo, mucha gente asume que si un contenido está en Internet, es de dominio público y por tanto no está protegido por el copyright. Eso es un mito. Por eso siempre es mejor usar tus propias imágenes, ya que en ese caso no se cuestiona quién es el titular de los derechos.

Sitios web con imágenes gratuitas

Hay algunos sitios web que ofrecen las llamadas ‘imágenes gratuitas’, aunque todos lo hacen con unas condiciones y requisitos. Morguefile es una de ellas, pero te rogamos que leas las instrucciones de cada imagen antes de usarlas. El tipo de licencia varía, pero en la mayoría de los casos te pedirán que incluyas un enlace de vuelta a su web como condición para usar las imágenes.

Pixabay es otra alternativa bastante popular. La gente contribuye con sus imágenes y las comparte. Aunque las licencias también varían aquí, la mayoría están clasificadas como de dominio público, lo que significa que puedes utilizarlas sin necesidad de atribuirlas o citar a su autor.

Creative Commons  ofrece otra plataforma para usar imágenes, pero tiene unos requisitos de atribución que cambian en cada caso y que debes aceptar. Por eso, como todas estas opciones tienen aunque sea un mínimo riesgo de generar problemas, prefiero usar mis propias imágenes.

Comprar fotografías de stock

Si no deseas usar imágenes propias, otra opción es comprar fotos de calidad en Internet. Por supuesto, esto supondrá un coste, pero evitas el riesgo de usar imágenes protegidas por el copyright.

Si haces una búsqueda online de bancos o ‘stocks’ de imágenes, encontrarás muchos sitios en los que puedes comprarlas y después usarlas incluso con propósitos comerciales. Pero, una vez más, lee con atención las condiciones de la licencia para el uso de cada imagen.

Contratar a un fotógrafoContratar a un fotógrafo

En Internet puedes encontrar mucho fotógrafos aficionados, a los que puedes contactar para concertar una sesión de fotos. Pero asegúrate de ser muy claro a la hora de explicar y establecer para qué se usarán esas imágenes.

Utilizar vídeos en tu sitio web

Como en el caso de las imágenes, el uso de vídeos está sujeto a un mundo legal de regulaciones sobre copyright y propiedad intelectual. En caso de duda, busca siempre asesoramiento legal.

Crear tus propios vídeos

Si grabas tus propios vídeos, serás su propietario y puedes hacer lo que quieras con ellos, sin restricciones. Mucha gente opta por publicar sus vídeos en YouTube que es, por cierto, propiedad de Google y no una fuente de vídeos que se puedan usar libremente.

¿Puedo usar vídeos de YouTube en mi sitio web?

Esta sigue siendo una zona gris y con lagunas legales sobre la que hay varios procesos pendientes. Lo que está claro es que la música y las imágenes de películas son las más peliagudas.

Cuando alguien publica un vídeo en YouTube, tiene la opción de elegir si el vídeo se puede compartir o no. Si ves un botón de ‘compartir’ que te permite crear un código para incrustar el vídeo y colocarlo en otro sitio web, en teoría, su propietario ha dado permiso para hacerlo.

Sin embargo, hay gente que publica los vídeos y no tiene claro que esta opción de compartir conlleve otorgar ese permiso, por lo que la confusión está servida. La mejor manera de evitar todo esto es hacer tus propios vídeos. Con un teléfono móvil o una cámara puedes crear tutoriales, presentaciones o reseñas de productos con relativa facilidad.

Resumen

Este es un tema muy complejo y discutido en el ámbito legal. Y yo no soy abogado, así que no puedo dar consejos al respecto. Pero por mi experiencia, lo más sencillo es usar mis propias fotos y crear mis propios vídeos.

No es muy complicado hacerlo y evitas cualquier problema con los derechos de la propiedad intelectual. Lo importante es que las imágenes y los vídeos ayudan mucho a mejorar la apariencia de tus artículos y a despertar el interés de los lectores.

Si puedo, los incluyo siempre en mis sitios. Si quiero incrustar un vídeo de YouTube, envío al propietario un correo electrónico, y casi siempre recibo una respuesta afirmativa.

Y para las páginas de mis sitios que considero muy importantes y en las que quiero incluir imágenes con personas, simplemente me gasto algunos euros y compro fotografías de calidad en algún banco de imágenes.

« »