Cómo crear un calendario de contenidos

Cómo crear un calendario de contenidos

¿Te falta inspiración a la hora de ponerte a escribir en tu blog? No eres el primero ni el único al que le pasa. Es habitual que sientas bajones de motivación a lo largo del año, y una manera de afrontarlos es crear un calendario detallado de tus contenidos.

Lo ideal sería que llevaras a cabo esta tormenta de ideas al comenzar el año, pero, si no lo hiciste, el segundo mejor momento para ponerte a planificar es hoy mismo. Una vez hayas definido en qué dirección irán tus contenidos, podrás ponerte a organizar la logística con tiempo y afinar tus ideas.

Por qué es importante contar con un calendario de contenidos

  • Para pensar a futuro – Quizá necesites tiempo para probar ese artículo sobre ‘Los 5 mejores outfits para profesores en el primer día’ o para organizar una sesión de fotos con un fotógrafo extraordinario. Tener un calendario de contenidos te permite organizarte y reservar u obtener citas con suficiente antelación.
  • Trabajar con marcas de forma más efectiva – La mayoría de las marcas empiezan a planear sus campañas navideñas entre abril y octubre, así que es útil incluir en tu calendario recordatorios para ponerse en contacto con ellas o lanzar ideas. Del mismo modo, si alguna marca se pone en contacto contigo, el calendario te permitirá tener ideas ya organizadas que presentar.

Aunque esta guía se centra en los blogs, el calendario de contenidos es igualmente útil para Instagram, YouTube o Twitter, además de servirte para organizar mejor la promoción de cosas en varias plataformas diferentes. Solo recuerda que debes hacer ajustes en función de cada una. Por ejemplo, puedes convertir tu ‘Lista de la compra para el verano’ en una serie de Instagram Stories o un tablero de Pinterest.

Cómo encontrar la inspiración

Aunque siempre es interesante echar un vistazo a lo que están haciendo otros blogs o cuentas de Instagram, es importante que amplíes tus horizontes a la hora de buscar ideas. Puedes pasar alguna tarde revisando distintos tipos de revistas para encontrar inspiración o visitar sitios como s Man Repeller, Refinery 29 o Vox.

Pinterest también publica las 100 tendencias más populares una vez al año, así que revísalas para ver si hay alguna idea de estilo, viajes o belleza que puedas abordar.

Aquí van otras formas de encontrar ideas:

  1. Repasa tus posts del año anterior – ¿Mantuviste un equilibrio entre contenidos de estilo y de belleza? ¿Quizá quieras ampliar las temáticas para entrar en otro pilar de contenidos? Revisa las publicaciones que más disfrutaste al crear y piensa si les podrías dar una nueva vuelta de tuerca.
  2. Revisa las estadísticas – Google Analytics es clave para descubrir cuáles son tus posts más populares. Ve a Comportamiento > Contenido del Sitio > Todas las páginas y ajusta tu búsqueda por fechas. También es buena idea mirar ‘Búsquedas en el sitio’ o ‘Adquisición > Search Console > Consultas’ para ver qué cosas de las que busca la gente en Google son las que les llevan a tu blog. Puede ser una oportunidad para profundizar en temas que ya hayas cubierto.
  3. Ten en cuenta los eventos y vacaciones – Una vez hayas cubierto las celebraciones más obvias, como la Navidad, escribe cualquier evento deportivo, festival musical o día internacional como el Día de la Mujer. También puedes consultar la página Días del Año (en inglés) para comprobar cuándo se celebran otros días dedicados, como por ejemplo el Día Internacional de las Patatas Fritas (que, por cierto, es el 20 de agosto.
  4. Añade las fechas que te importan personalmente. ¿Vas a hacer un viaje de esos que te cambian la vida? ¿vas a cumplir un número significativo de años? Asegúrate de que anotas estas cosas en el calendario, sobre todo si te va a llevar un tiempo pensar qué harás al respecto.

Crear el calendario

Una vez hayas anotado todas las fechas relevantes, tendrás que colocarlas en un lugar y de una forma que puedas visualizarlas fácilmente. Prueba con Google Calendar, Trello, un ‘bullet journal’ o incluso un documento de Word con tablas para todas las fechas.

Te recomendamos que dividas tu calendario en meses y empieces por añadir todas las fechas importantes de cada mes. También puedes incluir:

Columnas con detalle de lo que harás en cada uno de tus canales – Enumera tus distintos canales (tu blog, Instagram, YouTube, Twitter, Pinterest, tu newsletter o tus podcasts) y las publicaciones que planeas en cada uno de ellos para ver si hay temas más amplios que puedas ajustar o adaptar a los distintos canales.

Es posible que puedas tomar algunos elementos de un post de tu blog sobre ‘Ideas para vestirse en una boda’ y transformarlos en una Story para Instagram sin que te suponga demasiado trabajo. Retocando ligeramente tus publicaciones puedes aumentar tu exposición, y es una gran forma de experimentar con tus contenidos en plataformas distintas.

Ideas que lanzar a las marcas – Con suerte, toda esta tormenta de ideas habrá activado tu creatividad y ya tendrás una lista de ideas para cualquier reunión con marcas o para enviarles correos con propuestas. Anota también las marcas con las que te encantaría trabajar y planifica cuándo será el mejor momento para ponerse en contacto con ellas.

Posts viejos que puedas volver a promocionar – ¿Publicaste un vídeo con ‘Consejos para ahorrar’ que está funcionando particularmente bien? Puede que merezca la pena recordárselo a tu audiencia cada mes de enero o en otros momentos estratégicos del año. Haz una lista de publicaciones antiguas relevantes para cada mes e invita a tu audiencia a que las revisiten a través de Twitter o de Instagram Stories.

Un apartado de borrador de ideas que vayan surgiendo – Puede ser interesante ir garabateando ideas que se te ocurran en un momento concreto o apuntar otras que hayas pospuesto para que no se te olviden. Te recomendamos que en este apartado incluyas también oportunidades que se te hayan escapado, de manera que aunque hayas pasado por alto el Día Nacional de la Hamburguesa, el año que viene no te vuelva a ocurrir lo mismo.

¿Y ahora qué?

Tu calendario de contenidos debería ser un documento de trabajo que pueda ser ajustado y modificado a lo largo del año. También es importante empezar a trabajar con antelación en proyectos más grandes, de forma que puedas arrancarlos a tiempo. Utiliza tu calendario de contenidos en combinación con tu agenda diaria o tu lista de cosas que hacer, y planifica con tiempo lo que harás cada semana para poder comprobar si vas cumpliendo tus objetivos.

Aunque pueda sonar demasiado serio y formal, en realidad tu calendario de contenidos puede ser un plan aproximado que te permita mantener la coherencia de tu contenido y seguir el camino que te hayas marcado. Pero lo ideal es que tengas cierta flexibilidad en el caso de que surja un evento o campaña con los que no habías contado. Si empiezas a ver el contenido de tu blog y el trabajo que lleva desarrollarlo como una inversión, obtendrás resultados en forma de tráfico.

« »