Consejos para crear tus propias imágenes

Hay muy pocos sitios web que no incluyan imágenes, y muchas razones por lo que esto ocurre. Las imágenes e ilustraciones son una parte integrante de la experiencia web moderna, y de hecho tienen un papel importante en la primera impresión que se llevan los visitantes.

Un uso eficaz de las imágenes en tu sitio web o blog puede tener muchos efectos positivos. En concreto, las imágenes que hayas creado tú mismo pueden contribuir a aumentar los ingresos de tu sitio web de afiliado. Aquí nos centraremos en crear tus propias imágenes: veremos por qué vale la pena hacerlo, algunos consejos para crear imágenes mejores y recomendaciones sobre programas que pueden mejorar toda la parte visual de tu sitio.

¿Por qué importan las imágenes?

Consideraciones de diseño aparte, hay otros argumentos poderosos a favor de tomarte tu tiempo en conseguir imágenes para tu sitio web. Las imágenes adecuadas pueden aportar un enorme valor añadido a tus visitantes. Por ejemplo, si comparas o pruebas productos, usando buenas fotos podrás dar a tus lectores una visión más cercana de los mismos. Hay muchos detalles y características que es difícil describir en palabras, pero que son inmediatamente reconocibles en una foto.

Además, utilizar imágenes creadas por ti mismo genera confianza entre tus visitantes. Porque así pueden estar seguros de que has tenido en tus manos el producto del que les hablas. Y también destacarás entre la competencia del sector del marketing de afiliados en el que, por desgracia, sigue habiendo sitios web con contenido sobre falsas pruebas de producto y muchos otros que usan las mismas imágenes de los productos que se pueden encontrar en cualquier tienda online. Por eso, cada imagen propia de tu sitio web es única, y aporta valor.

Elegir las imágenes adecuadas realmente puede potenciar tus ingresos, al ayudar a tus lectores a tomar una decisión de compra. Ponte en su piel: ¿tu inclinación a comprar un producto aumentaría si confías en que lo has visto todo sobre los detalles que importan? La respuesta seguramente será ‘sí’, porque sientes que conoces mejor el producto y por ello compras desde una posición de mayor confianza e información.

Por último, usar tus propias imágenes puede ayudar a definir el estilo general de tu sitio web. Si trabajas con el mismo fondo –por ejemplo, si sacas siempre fotos de los productos que pruebas sobre esa estilosa mesa de tu salón– puede ser interesante que todas las imágenes de productos que aparezcan en tu sitio web estén tomadas sobre esa misma mesa.

Elegir las imágenes adecuadas para tu sitio web de afiliado

Internet está lleno de fotos de ‘stock’, que por lo general se pueden utilizar con un coste relativamente pequeño. Estas fotos suelen estar hechas por fotógrafos profesionales que ganan dinero por cada licencia para usarlas. Así que, ¿por qué no recurrir a estos enormes bancos de fotos?

En primer lugar, perderás la mayoría de las ventajas mencionadas más arriba (por ejemplo, generar confianza o destacar entre la competencia). Por otro lado, muchas veces tendrás que conformarte con imágenes que no son exactamente lo que buscabas. En los bancos de fotos rara vez –casi nunca– se ofrecen imágenes de productos, así que no te quedará otra que sacarlas tú mismo con tu cámara o teléfono.

Pero, ¿cuáles son las fotos ‘adecuadas’ para tu sitio web o blog? Para empezar, han de ser fotos que ayuden a tus visitantes. En otras palabras, fotos que muestren los detalles del producto que tus lectores quieren ver. Así que ponte en su piel y saca fotos de cualquier detalle que pueda resultar interesante y desde cualquier perspectiva útil. Esto permite a tus lectores hacerse una idea del diseño, la calidad o las funcionalidades del producto. Esto es, todos los detalles que pueden influir en su decisión de compra.

Crear tus propias fotos

Capturar los detalles que añadan información y valor a tus contenidos debería ser más importante que la calidad de imagen a la hora de conseguir tus propias fotos, porque es lo realmente relevante para tus visitantes. Esto no quita que debas asegurarte de que las imágenes que incluyes en tu sitio web sean de la máxima calidad. Pero, en la mayoría de los casos, un teléfono inteligente es suficiente para sacar fotos de suficiente calidad; estos dispositivos también te permiten editar y mejorar tus fotos directamente con aplicaciones específicas para la edición de imágenes. ¿Qué tienes una cámara digital y sabes usarla? ¡Pues mejor todavía! Aquí tienes algunos consejos importantes para sacar la foto ‘correcta’:

  • La luz adecuada
    Ten en cuenta las condiciones de luz. La luz solar hace que los colores de la foto parezcan más naturales, pero si sacas fotos bajo luz directa, puedes encontrar sombras y reflejos indeseados. El escenario ideal quizá sea una habitación luminosa sin luz solar directa. También puedes trabajar con lámaparas para iluminar tu habitación como si fuera un photo-shoot profesional.
  • El escenario adecuado
    Recuerda, puede que se vea el fondo sobre el que sacas la foto. Así que si haces fotos en un salón o un lugar donde se viva, asegúrate de que está ordenado y con el aspecto adecuado.
  • Saca siempre varias fotos
    Cada vez que saques fotos de algo desde un ángulo concreto, toma varias. Así podrás elegir la mejor de todas y no tendrás que renunciar a algunos enfoques por que han salido desenfocados o había algo en el encuadre de lo que no te habías percatado al disparar.
  • Restringe el uso del flash
    El flash siempre da un toque poco natural a tus fotos. Así que en vez de usarlo prueba a conseguir una iluminación suficiente en la habitación, ya sea natural o artificial.
  • Captura solo lo que tus visitantes quieren ver
    Asegúrate de ponerte en la piel de tus lectores cuando saques las fotos. ¿Qué es lo que más les interesa ver? ¿Qué detalles se suelen pasar por alto en las imágenes que ya hay en Internet? Esta es tu oportunidad de conseguir imágenes únicas que añadan valor a tu sitio.
  • El enfoque apropiado
    Intenta encontrar el enfoque y el ángulo perfectos para conseguir la imagen perfecta. Por supuesto, podrás elegir entre todos tus disparos cuando proceses los imágenes, pero ahorrarás tiempo y trabajo si te centras en conseguir los mejores ángulos y encuadres desde el principio.
  • Aprende por imitación
    Echa un vistazo a imágenes buenas tomadas por profesionales e intenta entender que es lo que las convierte en buenas fotos. Después intenta aplicar esos criterios a tus propias imágenes.

Si sigues estos consejos, estarás preparado para conseguir material de la mayor calidad posible. Solo te quedará trabajar con las imágenes para darles el toque final.

Cómo editar tus imágenes

Para saber qué tipo de edición te interesa, es útil contar con una imagen de referencia. Busca una imagen profesional de otro sitio web o en Google, y compárala con la tuya: esto debería mostrar cualquier problema que haya en tu imagen, es decir,

aquello que deberías corregir al editarla y procesarla.
A menudo, en la edición será necesario seguir alguno o varios de estos pasos:

1. Ten en cuenta el brillo, el contraste y la saturación de la imagen. Un problema clásico es que la foto es demasiado oscura o no suficientemente brillante. Los parámetros principales sobre los que puedes actuar son:

  • Exposición
  • Brillo
  • Contraste
  • Saturación

Retocando estos aspectos, una imagen de baja calidad puede mejorar bastante. Sin embargo, ten en cuenta que hoy día hay una tendencia a hacer ajustes demasiado extremos cuando se edita una imagen. Por eso, como decíamos, tener una imagen de referencia es especialmente interesante para asegurarte de que vas por el buen camino.

2. Revisa el foco de tu imagen: ¿hay cosas en la foto que distraigan de los detalles más importantes? Si es así, quizá deberías seleccionar otra foto distinta para asegurarte de que los puntos clave aparecen en primer plano.

3. Mantén las dimensiones y el tamaño de archivo tan pequeños como sea posible. Con cada nueva foto que incluyas en tu sitio web, este puede ser visualmente más atractivo, pero también tardará cada vez más en cargar. Y los tiempos de carga largos pueden molestar a tus visitantes, pero además te penalizarán en los buscadores. Por eso es importante reducir al máximo el tamaño de tus archivos de imagen, sin sacrificar su calidad.

Software de edición de imágenes

Si tienes un ordenador con sistema operativo Windows, puedes hacer parte del trabajo de edición con la versión más actual de Paint, el software de edición de imágenes gratuito. Si trabajas con Mac, el Preview de OS X es bastante completo y abarca los aspectos básicos principales. Pero aquí van algunas recomendaciones de programas (por lo general gratuitos) que también puedes usar para editar tus imágenes.

Pixlr

Pixlr.com es un servicio online gratuito que ofrece una impresionante gama de funciones: con él podrás editar tus fotos sin instalar ningún programa en tu dispositivo. También está disponible para teléfonos inteligentes en la aplicación Autodesk Pixlr.

GIMP

El software GIMP también es gratuito y está disponible para Windows, Mac e incluso Linux. Para la mayoría de las tareas, usar Gimp para procesar tus imágenes puede ser una exageración, porque es un software realmente muy amplio. Por otro lado, para ir más allá de las tareas básicas de edición, necesitarás algo de tiempo para aprender a usarlo.

Photoshop

Photoshop es tremendamente potente y es el programa de edición de imágenes más usado en el sector. Pero no es gratuito, y también exige algo de tiempo aprender a usarlo. La última versión de Photoshop CC puede conseguirse en adobe.com, con varias opciones de licencia. Actualmente el precio mensual es de unos 12 euros. Pero también puedes adquirir la licencia para el paquete Photoshop Elements, algo más antiguo, que encontrarás por un único pago de 50 o 60 euros en varias tiendas online.

« »