Cómo cuidar tu salud mental cuando eres influencer

¿Alguna vez te has sorprendido a ti mismo viendo una publicación de Instagram detrás de otra o evitando afrontar tu lista de tareas pendientes? No estás solo. Trabajar por tu cuenta como influencer y levantar un negocio que no tiene una ruta definida puede ser duro.

Puede ocurrir que en uno de esos días malos y poco productivos, de pronto entres en una de tus apps y ves que alguien está consiguiendo justo aquello a lo que tu aspirabas… ¿de dónde viene esa sensación de atasco?

Una de las mejores cosas de las redes sociales es que están sacando a la superficie las conversaciones sobre salud mental. Y pueden ser una herramienta educativa poderosa para reunir a aquellos que afrontan los mismos problemas.

Con eso en mente, hemos querido dar un repaso a los tres problemas más comunes que los influencers afronta en 2020, además de darte algunos consejos para proteger tu salud mental. La clave es reconocer que puedas necesitar seguir alguna de estas estrategias. Ningún viaje tiene un final definido, y habrá días en que las cosas resulten más difíciles que en otros.

También puede ser difícil reconocer los síntomas. Habrá momentos en los que te sientas motivado para vender tus mensajes, para descartar la idea completamente poco después y sentirte inservible a la semana siguiente. ¿Y después que viene? Puede que te acabes sintiendo aún peor y nunca vuelvas a intentar poner en marcha esa idea.

La esperanza es lo último que se pierde. Aquí tenemos la relación definitiva de libros, podcasts y cuentas que debes seguir para conseguir una mentalidad más positiva. Escribe cualquiera de los nombres que mencionamos en tu app de podcasts para obtener más perlas de sabiduría.

1. Las comparaciones son odiosas (compararse)

Síntomas – Pasarte el día mirando Instagram y sentirte peor aún cuando ves a otro influencer cerrando un acuerdo para escribir un libro. En lugar de darte ideas, te lo acabas tomando como algo personal.

A quién seguir – Necesitas poner el feed de Lucy Sheridan en tu vida. Ella es la primera –y única– ‘Coach de comparaciones‘ y puede ayudarte a gestionar ese comportamiento de autosabotaje que a veces favorecen las redes sociales. Tanto seguir a personas que en realidad de generan odios o envidias como compararte con ideales poco realistas puede ser extremadamente dañino para tu crecimiento personal.

how-protect-mental-health-luucysheridan-es

Los posts de Lucy son digeribles, y explica que las redes sociales son un poco ‘el Las Vegas’ de las comparaciones. El espacio para medirse con otros está abierto a todas horas y siempre hay algo en marcha para hacernos sentir mal.

También debes pensar que nunca conoces la verdadera historia que hay detrás de lo que ves en tu feed. ¿Por ejemplo? Pues ese acuerdo para escribir un libro quizá haya llegado solo después de escuchar negativas unas 30 veces. Es importante recordar que la gente tiende a publicar solo los mejores momentos, y no el viaje completo, y que por tanto es probable que nunca conozcas el contexto real.

Lucysheridon-quiz-uk

Consejos – No hagas como si no estuviera ocurriendo. Reconoce e identifica tus sentimientos, deja de seguir a esas cuentas que te hacen entrar en barrena, y reflexiona sobre qué buscas en la vida. Puedes hacer esta prueba para ver de qué van tus comparaciones antes de ponerte a definir tus metas y analizar cómo llegar a ellas.

how-protect-mental-health-lucy-sheridan

Recursos – El libro de Lucy, ‘The Comparison Cure‘ (La cura de las comparaciones, en ingles). También te puede ayudar escuchar entrevistas con emprendedores en programas como ‘In Good Company‘, para recordar que la mayoría de las carreras de éxito no han sido fáciles

how-protect-mental-health-otegha-uwagba

2. No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy (procrastinar)

Síntomas – Esto puede ser una consecuencia directa de las comparaciones, Puede que hayas planeado crear un curso, organizar un evento, o grabar algo creativo para Instagram TV, y acabes pasando tus horas en Twitter mirando memes. Entonces te sientes peor y al día siguiente vuelves a caer en la misma trampa. En realidad, es una decisión intencionada que puede acabar dando la sensación de ser un hábito.

A quién seguir – ¡Por suerte, hay una solución! El experto en Ciencias de la Conducta Nir Eyal, que de hecho ayudó a inventar la tecnología que nos atrapa al permitirnos asociar ciertos productos con mecanismos internos. Ahora se dedica a aconsejarnos cómo romper con estas costumbres, gestionar dichos mecanismos y conseguir abrirnos paso hacia lo que realmente queremos hacer.

nir-eyal-hooked-es

Consejos La clave para evitar la distracción es escarbar un poco más profundo y descubrir por qué seguimos haciendo aquellas cosas que en nuestra contra. Algunas medidas pueden ser descargarse aplicaciones como Self Control (para evitar entrar en Facebook a determinadas horas) o examinar qué es lo que te lleva a revisar las redes sociales de forma obsesiva.

¿Quizá estés solo abrumado por ese curso que quieres organizar? Escribe tus sentimientos, habla con un amigo que te entienda y mira a ver si encuentras podcasts que hablen con gente a la que le ha sucedido lo mismo que a ti.

Recursos – ‘Indistractable‘ (‘Indistraíble’), el libro de Eyal, trae fichas que te ayudan a comprender que la causa última de tu distracción es tu deseo de escapar a la incomodidad. ‘El método de la amabilidad‘ puede ser otra gran adquisición para tu biblioteca.

how-protect-mental-health-shahroo-izadi-uk

Explora formas de manejar tus adicciones y te anima a crear mapas mentales para analizar tus problemas de este tipo.

3. No temas la perfección, nunca la alcanzarás (perfeccionismo)

Síntomas – Muchas veces, el perfeccionismo es el padre de la procrastinación, ya que no es otra cosa que la presión para hacer las cosas con un nivel muy alto de perfección. Quizá este no sea el mejor momento para empezar a escribir tu libro, porque no consigues pasar de la primera frase. Y eso puede llevar a que prefieras aparcar la idea de escribirlo antes que intentarlo y arriesgarte a fallar.

A quién seguir – Familiarízate con Sam Laura Brown de The Perfectionism Project. Brown explica que el perfeccionismo es una mentalidad que puede evitar que cumplas tus objetivos. Porque solemos relacionar nuestra propia valía con resultados pero podemos tener tan baja opinión de nosotros mismos que ni siquiera intentamos conseguir lo que queremos.

how-protect-mental-health-samlaura-uk

Básicamente, es un mecanismo para evitar el fracaso, sentirnos vulnerables o avergonzarnos. Los perfeccionistas piensan demasiado y quedan paralizados por la altura de sus propios estándares. Sam comparte su viaje hacia un mejor conocimiento de sí misma y la mentalidad que has de mantener para trabajar en pos de tus metas.

Consejos – Aquí también es esencial quererte más a ti mismo y asumir la incomodidad que puedes sentir al trabajar en cosas difíciles.

Adoptar un punto de vista lógico también ayuda. Si pretendes publicar en Instagram una vez al día, escribir en tu blog una vez cada 10 días y además publicar en Instagram TV, quizá el mero hecho de hacerlo ya sea suficiente. No todo el mundo saca un álbum como los de Beyoncé todos los días.

Aprecia tu propio esfuerzo más allá del resultado. A veces llegar al tema o al contenido que lleve a tu audiencia al siguiente nivel exige muchos días de intentarlo, de experimentar y de que las cosas no vayan del todo bien.

Muchas veces dar un paseo y olvidar por un rato ese post para el blog que se te está atragantando puede ser una gran ayuda. No te obligues a ser productivo, ya que muchas veces te puedes sentir peor y acabar por no hacer nada. Recuerda que cada paso cuenta.

RecursosHurry Slowly es interesante si necesitas estructurar tu día. Jocelyn K. Glei aporta consejos de forma más relajada para desbloquear tu claridad mental y tu creatividad.

how-protect-mental-health-hurry-slowly-uk

Aunque navegar entre la incertidumbre, una percepción negativa de los medios o la presión de crear contenidos de forma regular puede ser duro, no dejes de recordarte cuánto vales. El sector de los influencers ha permitido a muchos grupos antes olvidados crear negocios sostenibles y contar historias relevantes. Ese tipo de problemas son normales y si alguna vez te ves capaz de compartir tu historia, hazlo: podría ayudar a otros que pasan por lo mismo que tú.

Consejos rápidos

Tómate un respiro – Si te está costando responder a un email, por ejemplo, vete a dar un paseo y olvida por un rato aquello que te estresa.

Escribe un diario – Reflexiona sobre lo que te preocupa en este momento, sobre lo que te pasa, y después cierra el cuaderno. Vuelve a abrirlo una semana después y analiza cómo han cambiado tus sentimientos…

Habla con amigos – A veces es fácil encerrarse, pero ábrete todo lo que puedas. Si no lo consigues, al menos piensa en qué le dirías a un amigo que esté pasando por lo miso que tú, e intenta aplicarte esos consejos.

«