¿No has incluido en tu blog un apartado en el que describas la misión y la visión del mismo? Pues deberías

¿No has incluido en tu blog un apartado en el que describas la misión y la visión del mismo? Pues deberías

Podrías pensar que solo las grandes marcas necesitan definir su misión para centrarse en los mensajes que envían y asegurar la coherencia de toda la marca. Si es así, te estás equivocando.

A los blogueros de moda que quieren que su marca crezca (¡y tú eres uno de ellos!) les conviene definir su misión editorial y su visión.

Una visión inteligente se sustenta sobre una promesa

La misión y la visión son promesas internas de tu marca, tu negocio y de cualquiera que trabaje para ellos. Aún si tú eres el único que escribe, tuitea y lleva Snapachat, es útil redactarlas y ceñirte a ellas. Cada vez que publiques en tu blog, hagas un Facebook Live, etcétera, deberías ser coherente con el tono, las intenciones y los objetivos de tu marca. Esa coherencia fortalecerá tu marca y tu blog y la hará más digna de confianza. Establecer una misión por escrito te ayudará a seguir dicha coherencia. ¡Genera esa confianza!
Para redactar tu misión y hacerla parte de los estándares de tu blog, pregúntate lo siguiente:

  • ¿A quién se dirige mi blog?
  • ¿Cuál es el objetivo de mi blog y qué espacio quiero que ocupe?
  • ¿De qué formas conseguirá mi contenido motivar e inspirar a mi audiencia?

La revista Forbes propone un método aún más simple de establecer una misión: “¿Qué hacemos? ¿cómo lo hacemos? ¿para quién lo hacemos? y ¿qué valor aportamos?”.

Esta última pregunta —sobre el valor— es extremadamente importante para el éxito de tu blog a largo plazo. Quieres que tu audiencia sienta que está en una zona segura para obtener consejos y charlar sobre moda de forma directa y honesta. También te interesa que cada contenido —desde un simple tuit hasta un post largo y con muchas imágenes— siga ese mensaje. Siempre. Crear una audiencia exige que la gente sienta cierta conexión o confianza con tus conocimientos, tu comunidad y todo lo relacionado con el blog y marca. Ser siempre fiel a esa visión y a esas personas es esencial para generar confianza.

En realidad, los visitantes de tu blog no deberían sentirse ‘visitantes’, sino como si estuvieran en su propia casa. Al redactar tu misión debes prometer contenidos auténticos y profundos que tengan una intención. Si respondes a las promesas básicas que hagas allí, tendrás un crecimiento regular y natural.

¿Qué NO es tu blog?

Otra buena forma de definir la misión de tu blog es destacar lo que no eres ni quieres ser: esto servirá de recordatorio para tener en mente qué debes evitar a toda costa en tus temas y el tono de tus contenidos.
Un ejemplo:

  • No juzgamos
  • No somos sarcásticos ni condescendientes
  • No te haremos sentir mal sobre tu apariencia
  • No avergonzamos a la gente para que cambie
  • No nos presentamos como inalcanzables, no somos sensacionalistas ni recurrimos a clichés
  • No pretendemos que todas las mujeres aspiren a tener una imagen parecida ni los mismos objetivos en cuanto a moda

Como cualquier otra cosa en la vida, si sabes quién eres (y quién no eres), tendrás una existencia más auténtica y enriquecedora. ¡Y lo mismo se aplica a la vida de tu blog de moda! Sé fiel a quién eres y a qué es tu blog, revisa tu misión periódicamente… y la gente querrá seguir siendo parte de tu comunidad… ¡A bloguear!

« »