9 ejemplos de grandes campañas de marketing de moda con influencers

Los influencers nunca han cotizado tan alto como en estos tiempos, en los que las redes son un medio indispensable para informarnos y comunicarnos. Pero, ¿cuál es el verdadero impacto de los influencers en Instagram? ¿y en otras partes? ¿Los posts patrocinados y las historias etiquetando a marcas salen rentables? ¿o hay algún modo mejor de aprovechar el potencial del marketing con influencers?

No es ningún secreto que el apoyo de una de las hermanas Kardashian o de cualquier otra celebridad de redes puede disparar la popularidad de una marca. Estas personas pueden llegar a su comunidad de seguidores de forma rápida y directa y dirigirlos hacia tu marca. Y esta conexión es todavía más efectiva si tu producto encaja con sus intereses de nicho, ya sean estos la belleza o el fitness. De todas formas, cuando hablamos de influencers menos populares, a menudo surge la cuestión del ROI (rendimiento de la inversión).

Pero esto no quiere decir que no haya habido campañas basadas en influencers extremadamente exitosas. Para analizar el potencial del marketing con influencers, echemos un vistazo a nueve de las campañas de moda y estilo con influencers más efectivas.

Examinemos nueve ejemplos de campañas de moda y estilo con influencers que han tenido éxito para ver de qué va todo esto:

1. Daniel Wellington: Era hora de un cambio creativo

Daniel Wellington, una empresa cuya única forma de marketing son los influencers, es la prueba de que estos tienen un impacto sobre las ventas. Como fabricante de relojes de pulsera, la compañía ha construido su reputación de marca en torno a una estructura fija de hashtags y una cuidada selección de influencers.

Hashtags o etiquetas como #DWPickoftheDay o #DanielWellington son algunas de las etiquetas relacionadas con la moda más presentes en Instagram. Utilizando estos hashtags como punto de partida, la firma organiza concursos y ofrece descuentos de forma regular a través de posts de los influencers que patrocina. ¿Resultado? Contenido atractivo y con recompensas que se extiende a audiencias leales a través de influencers de renombre.

Al dejar de lado otras formas tradicionales de marketing, Daniel Wellington se presenta a sí misma como una marca respetada por la comunidad que confía en que sean sus productos quienes hablen por ella. No recurre a sesiones de fotos deslumbrantes ni campaña súper elaboradas, por lo que los consumidores perciben la marca como una iniciativa comunitaria, lo que les deja una sensación de autenticidad.

También los influencers que enseñan sus relojes en sus posts recurren a imágenes genuinas y lo más reales posibles en lugar de a fotos demasiado retocadas.

2. Forever 21: Una nueva perspectiva

El mercado de la moda femenina ya está superpoblado, así que Forever 21 pensó en llegar a la audiencia de redes sociales con algo distinto de las típicas sesiones de fotos. Al asociarse con influencers reconocidos que se comunicaban de forma abierta y directa con sus seguidores, la marca consiguió crear una serie de posts revolucionarios.

En lugar de mostrar sus nuevas colecciones con los tradicionales posados, pidió a los influencers que crearan contenidos en torno al proceso de probarse la ropa. Todas sus opiniones –tanto aquellas sobre qué cosas les quedaban bien como aquellas sobre lo que había que mejorar– fueron aceptadas y se mantuvieron en el contenido sin editarlas ni retirarlas.

Gracias a este sencillo esfuerzo para darle un toque genuino a sus nuevas creaciones, Forever 21 pudo mostrar su nueva colección pero al mismo tiempo crear una sensación y un relato de “compras entre amigos”. La guinda del pastel en estos vídeos llegaba cuando los influencers decidían con cuáles de los modelos que se habían probado iban a quedarse.

Después de escuchar opiniones reales y honestas sobre qué piezas no pasaban el corte, los consumidores conocían cuáles eran las que los influencers sí elegirían realmente para vestir en su día a día.

3. Zara: Dejar que otros tomen las riendas

En su campaña #iamdenim (#yosoyvaquero), la archiconocida Zara seleccionó a influencers famosos del mundillo de la moda para que mostraran sus productos de forma estilosa pero al mismo tiempo accesible. Una de las formas más eficaces para conseguirlo fueron las “tomas de control” de su Instagram por parte de influencers patrocinados como Teesh Rosa.

Al permitir a los influencers crear contenidos en bruto a partir de sus productos, Zara transmitía el mensaje de que sus prendas vaqueras eran verdaderas y eran para la gente real y ordinaria. Mostrar sus pantalones y chaquetas vaqueras a través de reputados influencers al tiempo que estos hacían énfasis en lo asumibles que eran los precios hizo de la campaña un éxito asegurado.

A raíz de esta campaña, Zara ganó 4,6 millones de seguidores en ocho meses. ¡Eso sí que es obtener rendimiento de una inversión!

4. Lululemon: Ejercer la autenticidad

Los consumidores se han vuelto bastante expertos a la hora de identificar la autenticidad de una marca. A pesar de la cantidad de aplicaciones de edición de fotos disponibles en redes, la audiencia sigue identificando qué mensajes de marca parecen genuinos y acertados. Por eso, Lululemon concluyó que debía cambiar de dirección y convertirse en algo menos exclusivo y más asumible.

En los últimos dos años, las plataformas de la marca en redes han pasado de sesiones de fotos de alto copete de sus leggings e indumentaria deportiva a presentar fotos ordinarias del día a día de sus propios clientes. Ahora, ya muestre a alguien jugando en la nieve o descansando entre dos sesiones de yoga, el contenido es generado por los propios clientes y está mucho más centrado en ellos.

Además, a la hora de elegir influencers que la representen, la marca ya no busca los típicos modelos de Instagram: han decidido trabajar con figuras reconocidas del mundo del fitness y el bienestar, e incluso con algún que otro deportista olímpico.

Dado que la marca no deja de crecer a nivel internacional y de abrir nuevas tiendas físicas en las principales ciudades del mundo, parece que la estrategia funciona.

5. Dr. Martens: Divertirse en las tiendas

Hay muchas marcas que sostienen que devuelven a la comunidad parte de lo que reciben de esta, pero Dr. Martens ha ido mucho más allá. En su buque insignia, su tienda de Camden, esta firma británica ha intentado crear una nueva experiencia de compra para sus clientes más fieles.

Cortes de pelo gratuitos, conciertos en la tienda e incluso tatuadores para personalizar las botas al momento son algunos ejemplos de esta reciente iniciativa. ¿Y dónde se pueden seguir estos eventos si no estás en la tienda? Por supuesto, en el Instagram de Dr Martens, que ha obtenido 2,5 millones de nuevos seguidores gracias a directos desde la tienda o a sesiones con contenido de ‘hazlo tú mismo’. Como explica su director de productos, Darren Campbell: “Hoy en día, las compras son un subproducto de conectar con el cliente”.

6. Swoon for Monsoon: Un estilo lujoso pero asumible

Sitios web como ManRepeller y NET-A-PORTER son el escaparate ideal para firmas de alta costura o relaciones con influencers. Y Swoon for Monsoon se ha ganado un lugar en esa lista al demostrar que esa novedosa mezcla de contenidos editoriales y compras online no tiene por qué limitarse a marcas de lujo.

Con un sitio web y una revista digital disponibles tanto en teléfonos móviles como en tabletas, Swoon for Monsoon es la muestra perfecta de cómo contenidos cuidados de influencers pueden insuflar nueva vida a una marca de moda y estilo.

7. #CastMeMarc: La revolución desde abajo

Aprovechando el carácter visual de Instagram, el diseñador Marc Jacobs lanzó la campaña #CastMeMarc (#EscógemeMarc) para encontrar caras que presentaran su nueva colección. Dada su presencia mediática, este es un gran ejemplo de cómo un influencer puede representar a su propia marca sin recurrir a nadie externo.

Lo único que hizo fue pedir a los aspirantes a modelos que etiquetaran sus fotos con #CastMeMarc, y la campaña corrió como la pólvora, además de conseguir el objetivo de encontrar nuevos rostros para la siguiente temporada de moda. Otro efecto positivo fue la creación de una sensación real de conexión y colaboración entre los seguidores de Marc Jacobs. Incluso la revista Marketing Week designó #CastMeMarc como la campaña del año.

8. THINX: Marcas con conciencia

THINX es una empresa que diseña ropa interior a prueba de la menstruación y que tiene raíces benéficas. El impulso para fundarla llegó cuando Miki Agrawal descubrió que millones de chicas en todo el mundo carecían de los medios para gestionar todo lo que conlleva el periodo.

Tiene sentido que una compañía tan inclusiva y directa creara el lema “For People With Periods” (“Para gente con la regla”, en inglés). Al dejar de lado los debates rígidos y binarios sobre a quién afecta este tema, THINX creó una campaña que atrajo interés desde grupos pequeños y concretos hasta grandes medios como Buzzfeed. Otra interesada fue la humorista e influencer Ilana Glazer, quien después participó en una continuación de la campaña en 2019.

9. Yeezy: Disparar tu reputación

Si Kanye West está de por medio, no debería ser difícil llamar la atención sobre un producto. Sin embargo, crear una reputación para una marca que ni siquiera se ha lanzado todavía puede ser algo más complicado. Por eso las zapatillas Yeezy Boost, fruto de una colaboración entre Adidas y Kanye West, son un ejemplo tan interesante de marketing con influencers.

Un objetivo primordial era que la gente entendiera lo exclusivas que eran las zapatillas antes incluso de su lanzamiento. Así que en lugar de enviar decenas y decenas de cajas a cada influencer de renombre que hubiera por ahí, la empresa seleccionó cuidadosamente a un pequeño grupo de personas para que promocionaran el producto.

¿Cuál fue el resultado? Un éxito rotundo. Una vez que los consumidores entendieron que estas no eran unas ‘sneakers’ Adidas cualquiera, las listas de espera para comprarlas se hicieron interminables Además, el prestigio y la reputación de exclusividad de las zapatillas hizo que muchos de los influencers que tuvieron la suerte de ser seleccionados para llevarlas lo hicieran sin que la empresa tuviera que pagarles por ello.

Influencers de moda y estilo para hacer marketing: ¿merece la pena?

Está claro: hay varias formas de recurrir a los influencers de moda y estilo para que apoyen tu marca. Aunque los posts patrocinados tradicionales siguen siendo eficaces, a medida que el marketing en redes sociales crece se van volviendo cada vez algo más obvio para el público. Así que para dejar una huella mayor, tendrás que destacar entre el resto. Sé creativo a la hora de elegir a tus influencers, al diseñar tu estrategia o incluso, como en el caso de las Yeezy Boost, cuando decidas no recurrir a influencers.

¡Busca inspiración en el éxito de estas campañas y ponte a ello!

« »